Entrenamiento principiantes ¿qué hacer y qué no hacer?

Entrenamiento principiantes y buena alimentación

A la hora de comenzar a hacer ejercicio muchas personas cometen el error de buscar realizar las mismas rutinas de compañeros que ya llevan tiempo ejercitándose. Lo anterior es un error porque su cuerpo no está acostumbrado a tal esfuerzo y pueden provocar lesiones y decepciones sobretodo, pues se frustran al no lograr realizar lo mismo que sus compañeros. Un entrenamiento principiantes requiere de asesoramiento de un profesor calificado quien primero medirá tu condición física y a partir de ello te asignará una serie de ejercicios básicos para ir “despertando” los músculos. Lo recomendable para empezar un entrenamiento principiantes es empezar el hábito de salir a correr frecuentemente, este ejercicio es de los mejores ya que ejercita todo el cuerpo y mejora tu resistencia. La alimentación también es un tema importante a considerar, al exigirle a tu cuerpo un mayor esfuerzo el cuerpo debe de recibir una mayor y mejor alimentación, aumentar la cantidad de carbohidratos y proteínas así como de vitaminas. En general se debe de contar con una dieta balanceada, de preferencia 5 comidas al día. Lo más difícil es comenzar, después de unas dos semanas el cuerpo se acostumbra y se vuelve rutinario costando mucho menos trabajo realizar la rutina por lo que se va aumentando la intensidad de acuerdo a la meta deseada.

Anuncios

Programa Entrenamiento: El Mejor Plan

Programa entrenamiento para una vida mejor

Son muchos los que están satisfechos con su apariencia física. A otros tantos les preocupa su salud. La mayoría está de acuerdo que el ejercicio físico es indispensable para llevar una vida sana y lucir mejor. Si tú estás entro los que piensan así pero, por una razón o por otra, no das el paso aquí te ofrezco un programa entrenamiento para que cambies tu estilo de vida a mejor. Esto no es cosa que unos pocos son capaces de hacer. Todos podemos mejorar siguiendo este programa entrenamiento. En primer lugar, no hace falta ni siquiera mucho tiempo. Con media hora al día (seis días a la semana), listo! Lo importante es ser constante y disciplinado. Que nada ni nadie se interponga en tu rutina diaria de ejercicios. Sólo así te rendirán esos 30 minutos. Otra cosa importante es que cuando un ejercicio se te haga demasiado cómodo después del esfuerzo inicial, lo cambies. Nunca te acostumbres ni acostumbres a tus músculos a lo mismo. Tampoco te olvides de calentar bien antes de cada sesión.